ERUPCIÓN CUTANEA-ESCARLATINA

CUÁNDO TIENES DIARREA ES BUENO TOMAR AQUARIUS

No.

Estamos acostumbrados a oírlo alrededor a todo el mundo, a la vecina, a los amigos, en la consulta del médico, en urgencias….es verdad, pero no es cierto.

El Aquarius no es bueno para la diarrea ni para los vómitos, ni para los niños, ni para los adultos.

Sí, muchos profesionales sanitarios lo siguen recomendado. Es cierto que salen estudios continuos y es difícil mantenerse actualizado sobre todos los temas de salud. Pero, en este caso, la recomendación de no tomar Aquarius con diarrea lleva vigente muchos años.

El Aquarius es conocido como bebida para deportistas, para la reposición de sustancias (sodio, potasio, glucosa) que se pierden con el deporte. Pero tampoco sirve para eso ya que el contenido en sodio del Aquarius es insuficiente.

Con la diarrea nos pasa lo mismo, ni repone suficiente sodio ni suficiente potasio. Además, tiene alto contenido en azúcar. Esto favorecerá que se siga produciendo diarrea o que incluso aumente, ya que la concentración de glucosa aumenta la pérdida de agua.

El Aquarius, como cualquier refresco, son bebidas azucaradas que lo que hacen es empeorar la diarrea porque cuando un niño o un adulto tiene diarrea está perdiendo muchísima agua por el intestino. Si nos tomamos una bebida que está muy concentrada en azúcares, lo que hace nuestro organismo es compensar ese líquido altamente concentrado, si lo comparamos con el resto de líquido que está en el resto del cuerpo, que tiene una concentración muy baja. Nuestro cuerpo al final se pasa el tiempo intentando equilibrar concentraciones, con lo cual, si tenemos el tubo digestivo muy concentrado y el resto del plasma muy poco concentrado nuestro cuerpo empuja el agua que tenemos en el resto del organismo, hacia el tubo digestivo, para diluirlo, pero eso empeora la diarrea y se produce una diarrea osmótica, que es frecuente en pediatría.

 

Por tanto, ni el Aquarius ni otros refrescos ni los zumos son buenos para la gastroenteritis (vómitos y diarrea) ni en adultos ni en niños, porque tienen alto contenido en azúcar y porque no contienen los elementos que se necesitan reponer cuando tenemos diarrea y vómitos.

Tampoco se aconseja administrar preparados no específicos para la deshidratación, ni soluciones caseras (limonada alcalina) por lo difícil que resultaría hacerla con la composición exacta. Y el agua tampoco repone las sustancias que se eliminan.

Lo principal que queremos conseguir cuando tenemos diarrea y/o vómitos es evitar la deshidratación producida por la excesiva pérdida de líquidos.

¿Y qué pasa con el agua de arroz, con la zanahoria hervida? Pues esto nos lo hacían nuestras madres y nuestras abuelas cuando nos podíamos malitos, pero realmente lo que nos dice la evidencia científica es que cuanto antes empecemos a comer comida normal, antes se recupera la mucosa intestinal. Además, es tan poco apetecible, que muchos niños no comen porque nos les gusta, entran en hipoglucemia, hacen cetosis y vuelven con los vómitos. Así que, cuando el niño empieza con diarrea, empezamos a darle de comer despacito. Agua a sorbitos pequeños, alimentación a pequeños bocados. Hacemos pausas para ver como tolera.

Pueden comer de todo, eso sí, en pequeñas cantidades, muy despacio y utilizando el sentido común, es decir, ni ultraprocesados, ni chuches, ni comida rápida o fast food.

Si está con vómitos, hacemos lo mismo. Sorbitos de agua, pequeñas porciones de alimentos. Si no tolera ni agua ni alimentos, nos pasamos a la rehidratación con suero oral: hay bebidas que ya vienen preparadas o bien en tetrabrik, bien en sobres que se reconstituyen con agua y tenemos que darle a beber muy despacito. Sorbos cada 15 minutos. Esperamos 15 minutos porque si se bebe la botella de golpe, automáticamente lo vomitan.

 

Cuando ya comprobamos que tras cuatro o cinco sorbitos de agua no ha vomitado, podemos pasar a alimentos sólidos: un trocito de pan, un poco de yogur, un poquito de pescado, una cucharada de fideos...

 

Respeta sus gustos y su apetito, y alterna esos alimentos con agua y/o suero oral

Si el niño come aceptablemente, no le des suero oral. Será suficiente con que alternemos la comida con agua. El suero cobra mayor importancia cuando los niños no toleran ningún tipo de alimento sólido, pues la solución oral incluye las sales y azúcares necesarios que su cuerpo está perdiendo a través de la diarrea o de los vómitos.

USO RESPONSABLE DE LOS ANTIBIOTICOS

USO RESPONSABLE DE LOS ANTIBIOTICOS

Exactamente ¿qué son los antibióticos? y ¿para qué sirven?

Los antibióticos son unas sustancias químicas producidas por un ser vivo o sintetizadas de manera artificial que evitan la proliferación de ciertos microorganismos patógenos, concretamente las bacterias.

RESFRIADOS EN EDAD ESCOLAR

RESFRIADOS EN EDAD ESCOLAR

La causa de los resfriados es vírica, hay multitud de virus detrás de los resfriados.

Los síntomas principales son:

  • Obstrucción nasal
  • Mucosidad
  • Tos, que puede durar incluso 2-3 semanas
  • Fiebre, principalmente los primeros 2-3 dias.
  • Disminución del apetito.
  • Malestar, dolor de cabeza, dolor muscular, alteración del sueño.

Suelen tener evolución favorable. Se curan sin medicación. Raramente se complican (otitis, sinusitis, neumonía, bronquitis…)

¿Qué debemos hacer?

  • Es habitual que estén inapetentes. Ofrece alimentación apetecible y saludable. Fraccionar las tomas: ofrecer más veces, menos cantidad.
  • Asegurar una buena hidratación, es el mejor fluidificante.
  • Siempre que sea necesario, cuando provoque incomodidad o dificulte el descanso, limpiar las fosas nasales.
  • Administrar analgesia/antitérmicos independientemente de si tiene fiebre o el grado de la misma, para el malestar.
  • Para descansar, posición reincorporada. Se pueden poner debajo del cochón en la zona del cabecero, toallas o sabanas que lo eleven ligeramente.
  • Fisioterapia respiratoria, favorecen la eliminación de secreciones.

Para realizar los lavados nasales, cogemos una jeringa con suero, aproximadamente de 2,5-5ml por cada fosa nasal. En niños en edad escolar, sentados, irrigamos suero con presión constante y continua por una fosa nasal. Los sueros junto con los mocos saldrán por la otra fosa. Repitamos el procedimiento por la fosa que no hemos irrigado anteriormente.

En los resfriados, no sirve de nada la administración de antibióticos, ya que estos solo sirven para infecciones de bacteriano, y los resfriados son víricos.

Poco o nada efectivos, son los mucolíticos, expectorantes, anticatarrales y no están exentos de efectos secundarios. Muchos están contraindicados en niños pequeños por lo que no se debe usar.

Los suplementos vitamínicos y medicamentos que aumentan las defensas no han demostrado ser eficaces. Una dieta sana y equilibrada asegura un aporte suficiente de nutrientes y vitaminas

Los sacamocos no son efectivos, irritan la fosa nasal (produciendo de esta forma más moco) y aumenta el riesgo de complicaciones (otitis)